martes, 21 de mayo de 2013

Florencia - Un día de lluvia: shopping y Santa Croce

By Sole
Mayo 2012

Nuevamente un día inestable, con lloviznas intermitentes. Fue el día de “shopping”. Hicimos visita a Zara, Swatch, y Lindt entre otros. Es muy curioso que todos los Swatch que visitamos en Europa tuviesen los mismos relojes al mismo precio. Cuando llegamos a Buenos Aires y pasamos por el local del Alto Palermo, no podíamos creer los precios, muchos duplicaban lo que habíamos visto en el viejo mundo! Ni hablar de Lindt! Así que si viajan vuelvan con relojes y valijas llenas de chocolate de excelente calidad!
Volvimos a hacer una visita al mercado de San Lorenzo, donde compramos algunas especias y sandwichs para el almuerzo, que comimos en el hotel.

Al mediodía se despejó un poco, así que a la tarde aprovechamos para dar otra vuelta por los exteriores del Palazzo Vecchio, con intenciones de ir a la Galeria degli uffizi, donde está expuesto el “Nacimiento de Venus” de Botticelli. No tuvimos en cuenta que ese día era lunes y el museo estaba cerrado.
Perdiendo la única oportunidad que teníamos de visitar la galería, puesto que teníamos casi organizado el siguiente día, seguimos caminando hacia la Basilica di Santa Croce. En el camino entramos en una librería y papelería que nos cautivo, donde compramos un libro de cocina italiana. Confesión: no cumplí la promesa que hice al momento de comprarlo “todas las semanas un plato italiano del libro”. Creo que sólo habré hecho las bruschetta, pero no me arrepiento ni un poquito de la compra.
Antes de llegar a la iglesia nos topamos con el local de Bertolucci con su clásico pinocchio sentado en el banco de madera en la puerta, con el que los turistas no podemos resistir la tentación de tomarnos una foto.



Finalmente, Santa Croce, la iglesia Franciscana más grande del mundo. De igual manera que il Duomo y Santa Maria Novella, sus paredes exteriores son de mármol, con una apariencia similar. En su interior hay casi 300 tumbas, entre las que se destacan las de Galileo Galilei, Maquiavelo y Miguel Angel. Más que una iglesia, era una especie de museo, y de hecho albergaba uno: Museo della Opera, donde mostraban videos e imágenes de la restauración del edifico. En el año 1966, un desborde del Río Arno, inundó la iglesia provocando graves daños de los que aún existen rastros.
Fue a la única iglesia paga que visitamos. Nos permitieron pagar los E6 que costaba cada entrada con tarjeta de crédito.



Cuando estábamos dentro de la basílica se largó a llover con todo! Llovía con gran intensidad, lo que nos obligó a mirar las cosas más detalladamente y hasta sentarnos a ver un rato el video con las imágenes de la restauración de la iglesia del antes y el después.
El regreso también incluyó el ingreso a un par de locales de ropa y una librería que tenía libros en todos los idiomas. Contuvimos las ganas de comprar todo, y sólo nos limitamos a un par de almanaques con fotos de la ciudad, para traer de regalo.
Dónde pudimos terminar cenando??? Sí! Nuevamente en Nerone, aún nos quedaban platos por probar! Comimos una pizza cada uno, si no recuerdo mal una con hongos y la otra a los cuatro quesos.



Como aún era temprano lo acompañé a Seba a tomar una Guinness a un Irish Pub que estaba unos metros más adelante. El local estaba prácticamente vacío, nos sentamos en la barra, y terminamos de deliberar lo que íbamos a hacer al día siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario