sábado, 25 de junio de 2016

Nos vamos a China!!!

By Sole

Octubre 2015

Una vez más, desafiando a la imaginación, elegimos el itinerario de nuestro siguiente viaje. Barajamos varias opciones, incluyendo un par más tradicionales, pero por finalmente nos animamos al destino más exótico. Las razones fueron varias, aunque no encuentro ninguna como decisiva. Alguna vez viendo imágenes de la muralla dije ´Algún día voy a recorrer la muralla China´, como quien dice ´Un día voy a escribir un libro´ o `Algún día voy a aprender alemán´; digamos, una expresión de deseo, no un objetivo concreto y mucho menos a corto plazo.

El hecho que sea aún un lugar exótico para los occidentales le dio un atractivo especial. Queríamos aprovechar a conocerlo antes de que se hiciera un destino popular para todo el mundo (más allá de muy popular que es para el numeroso turismo interno). Además, nos daba la oportunidad de hacer una pequeña parada en un lugar mágico que nos quedó pendiente en nuestro anterior viaje a Asia: Vietnam! Habíamos quedado impactados con las fotos de unos amigos que habían hecho un mini-crucero de 2 días en la paradisíaca Halong Bay.

Teniendo elegido el destino, aparecieron muchas preguntas. Cómo llegamos a la muralla? Qué ciudades vamos a visitar? Cómo llegamos hasta ahí? Es posible realizar este viaje o es una completa locura? Cómo nos vamos a comunicar? 

Como primer paso compramos una guía bastante básica y económica (National Geographic editada por el diario Clarín). Como si fuésemos niños fuimos dando vueltas las cientos de página mirando las imágenes y eligiendo los lugares que nos parecían atractivos. De esta manera Seba hizo su lista y yo la misma; ahí ya descubrimos lo difíciles que son los nombres de las ciudades, que todas tienen Y, J, H o X en su pronunciación y que en algunos nombres solo variaba el orden de las letras. Tras cotejarlas, fuimos seleccionando los lugares que que teníamos en común. Teniendo los "pre seleccionados" complementamos la información con la guía "Lonely Planet" que nos acompañaría durante el viaje. El siguiente paso, del que se ocupó más que nada Seba, fue ver la factibilidad de unirlas entre sí, sin que el viaje entre ellas fuese ´un chino´. Así surgieron Beijing, Xian, Guilin vs Yangshuo, Suzhou vs Hangzhou, Tong Li vs Luzhi… De alguna manera terminó resultando un recorrido bastante standard que incluyó las típicas ciudades de los tours que ofrecen algunas agencias de turismo.

Para comprar los pasajes evaluamos distintas opciones encontrando una particularmente económica y más rápida que fue un vuelo de American Airlines con escala en Dallas, que llegaba a Beijing vía Pacífico/Ártico, y que mostraba una diferencia sustancial en precio respecto a Emirates, Qatar y otras que atraviesan casi todo el planeta! El único inconveniente fue tener que tramitar una visa más para poder hacer la escala en USA.

Leyendo blogs e intercambiando algunos e-mail con los empleados de los alojamientos, fuimos comprobando que el inglés no es particularmente popular en la República Popular de China… No obstante, hemos contratado todos los hoteles, un par de excursiones y sacado los pasajes de avión y tren vía on-line (estos últimos a través de unas de las páginas en inglés que ofrecen el servicio de compra de pasajes comisión mediante https://www.travelchinaguide.com/china-trains).

Instrucciones para llegar al hotel...


Tickets de tren!

Si el inglés no iba a ser suficiente para comunicarnos... comenzamos con las clases virtuales de "Chino Básico" con los simpáticos Carlos Li y Carolina Hsu -la chinita que moría aplastada por una vaca caída del cielo en la escena inicial de "Un cuento chino". Ya en los primeros programas comprendimos que iba a ser muy difícil entender las múltiples pronunciaciones que tiene cada vocal según el acento, y que un simple "ma" según la entonación puede significar "mamá", "caballo", "cáñamo", "reprochar", o simplemente transformar una oración en una pregunta al colocarlo al final de la misma. Con mucho esfuerzo, aprendimos los números, a saludar, agradecer, y lo más útil de todo: "wǒ yào níng méng" (quiero un limón).

Nuestro teacher de chino!

Además de mi visa para pisar suelo estadounidense, tuvimos que tramitar las visas de China y Vietnam. El destino ha sido cruel con los chinos y ha ubicado su embajada en la esquina de las calles Crisólogo Larralde y Triunvirato, obligando al oriental que habla en el contestador a pronunciar un par de veces estas palabras cargadas de letras ´r´. Sin turno, con pasaporte, copias de pasaje, alojamiento, una foto y dinero solicitamos la visa. En 5 días ya estaban listos los pasaportes con la visa de doble entrada (están las opción de única, doble y múltiples entradas). Paso siguiente vino el turno de Vietnam. Si van a averiguar por teléfono como hacer el trámite, no se sorprendan si le dicen “Hello” y encuentran un vietnamita dispuesto a mantener una conversación enteramente en inglés. Habiendo sido advertido de la insignificante puertita y el pasillo, Seba entró a la oficina pequeña donde se completa el formulario y se dejan los pasaportes junto a la siempre requerida foto y varios dólares (el trámite es cash y en billetitos verdes). Ese día volvió a casa con una fotocopia de los pasaportes y un remito (como esos que venden en las librerías) como comprobante para retirar la visa. En menos de una semana recuperamos los documentos con la visa válida por un mes.

Como antes de viajar a cualquier destino poco convencional hicimos la visita de rigor a medicina del viajero, donde sólo nos dieron las clásicas recomendaciones de prevención y tratamiento de gastroenteritis. Tras chequear los carnets de vacunación, nos confirmó que no nos faltaba ninguna vacuna. Seguimos amortizando el costo de las vacunas pre viaje a India! 

Con todo esto, ya estábamos listos para partir!!! 

El itinerario final:

Beijing
Xian
Yangshuo
Guilin
Hanoi
Halong Bay
Suzhou
Tong Li

Siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario