martes, 24 de marzo de 2015

Hermanus!!! el hermano de Puerto Madryn???

6 de octubre 2014

Para ese día teníamos programada la excursión a Hermanus, una pequeña ciudad costera a unos 115 km al sudeste de Cape Town. La principal atracción del lugar es el avistaje de la ballena franca austral (las mismas que visitan Puerto Madryn en Argentina) que migra a estas aguas –un poco más cálidas que las de la Antártida- para dar a luz a sus crías entre julio y noviembre. Prometía ser un paseo interesante, no?

A las 8:20 hs nos pasó a buscar la combi de “African Eagle” conducida por el multitasking chofer- guía. Dimos un par de vueltas por la ciudad recolectando al resto de los pasajeros. Tuvimos la oportunidad de ver algunos lugares por los que no habíamos pasado con el city tour, incluyendo los townships de los alrededores de Cape. De un minuto a otro vimos el contraste entre los modernos edificios del centro de la ciudad y las casas con techo de chapa –apenas sostenidas por un par de piedras- de estas auténticas villas miseria; cualquier similitud con la Argentina es pura coincidencia…

Volviendo a la realidad… entre autopistas, townships, y grandes complejos comerciales, tomamos la ruta N1, la N2 y a nivel de Gordon’s Bay la R44 que corre paralela a la costa. Es un camino costero zigzagueante con hermosas vistas: una sucesión de bahías con pequeñas playas rocosas y mar. A nivel de Betty’s Bay (lugar donde según nuestro chofer había pingüinos que no vimos) hicimos una parada en el Jardín Botánico Harold Porter. Más allá de recorrer los jardines con gran variedad de plantas florecidas  que se extendían hacia la ladera de una montaña, se podía tomar algo en el restaurante del lugar y utilizar los sanitarios (me sorprendieron gratamente por su limpieza y que no hubiese nadie cobrando en la puerta).


Paz...

En vez de comer algo optamos por recorrer el gran espacio verde salpicado por innumerable cantidad de colores producto de la eclosión primaveral de flores; un agradable silencio y tranquilidad reinaban en el lugar. En esta caminata, en la que nos cruzamos con una tortuga que salió caminando raudamente ante nuestra presencia, descubrimos que eran los “fynbos”. Al principio pensamos que se trataba de una planta en especial, pero no, ese término se usa para denominar al conjunto de plantas que crecen en la región del Cabo. El nombre “fynbo” en afrikaans significa “matorral fino” en referencia a las hojas finas de la mayoría de las especies que componen el grupo. En esta área los lechos de agua tienden a adquirir una coloración amarronada producto de los fenoles y taninos que liberan estas plantas.

La tartaruga del botánico

Unos 40 minutos después seguimos viaje hacia Hermanus. Lejos de lo que imaginábamos por lo que habíamos leído nos encontramos con un pueblo de mayores dimensiones, que hasta tenía sus propias townships. Como en las grandes ciudades había un gran asentamiento con casillas precarias de chapa que conformaban una especie de halo alrededor de lo que era antaño Hermanus.

La camioneta hizo una primera parada en el puerto donde bajaron los pasajeros que iban a hacer el avistaje de ballenas en lancha; nosotros bajamos en la zona céntrica llena de negocios y restaurantes frente a la costanera. Teníamos por delante poco más de tres horas para pasear por nuestra cuenta!!!

Durante el viaje el chofer había tratado de convencernos de hacer el “boat trip” aduciendo que de esa forma había 100% de probabilidad de ver a los mamíferos más grandes del mundo; desde la costa la posibilidad caía a un 60%.  Aunque reconozco que por un momento le creí y pasó por mi mente el “espero que hoy estemos en ese 60% de las veces que se ven”, nunca pensé en duplicar el costo de la excursión por una hora de navegación.

No bien bajamos nos acercamos al grupo de turistas que estaban con sus cámaras de foto mirando el mar, mientras escuchamos el sonido de una sirena de fondo… sería la sirena que anunciaba la proximidad de una ballena? Hicimos un “scanneo” visual del mar y a lo lejos logramos divisar la primera ballena, que no sería la última del día…

El día estaba divino, con un sol radiante y un calor agradable, ideal para iniciar una caminata por el sendero o “Cliff path” que va recorriendo la costa. Según los sectores discurre por zona de rocas, o entre vegetación espesa o desemboca en la vereda; cada tanto hay bancos para sentarse y observar el mar en búsqueda de los mistacocetos. 

Cliff Path
No bien comenzamos a caminar tuvimos que interrumpir la marcha atraídos por otra ballena, después fue otra, y después otra. Había una cantidad impresionante de animales, muchísimos más de los que hubiésemos esperado!!! Cuando ves uno cuesta desviar la vista y seguir adelante sin saber si va a aparecer otro!!!

Recorriendo Cliff Path

Terminamos sentados en un banco frente a una especie de bahía mirando el extraordinario espectáculo natural mientras comíamos los sándwiches de queso que habíamos llevado. 

Vista desde el banco

Fue uno de los almuerzos más interesantes que he tenido!!! Llegó un momento que llegamos a contar siete ballenas en el campo visual, ubicadas a distinta distancia de donde estábamos. Las pudimos ver realizando todas las actividades que describían los carteles informativos:

  • Breaching: un salto hacia atrás que hacen sin salir del todo del agua. Algunos creen que lo hacen para comunicar a las otras que están ahí y otros dicen que es para desparasitarse.
  • Fluking: es una postura rara en donde el animal se coloca de forma completamente vertical en el agua dejando la cola fuera de esta.
  • Lob- tailing: en este caso la cola sale de la superficie y muchas veces la golpean contra esta.
  • Blowing/ Spouting: se trata del momento de la exhalación en donde se libera el CO2. El agua que se ve no es más que la condensación por choque de temperaturas y algunas gotitas que quedan en los espiráculos. Por medio de esta exhalación podemos saber si se trata de un odontoceto (un sólo espiráculo externo -cetáceos con dientes)  o de una ballena (dos espiráculos externos -cetáceos con barbas).
  • Logging: se trata del momento en que permanecen quietos haciendo como la plancha en la superficie. Estos parecieran ser troncos flotando a la deriva. Muy común en cachalotes.
  • Spy-hopping: los cetáceos espían por fuera del agua colocando sus cuerpos en forma vertical y asomando sus cabezas a la superficie. Estos bichos son muy curiosos y suelen acercarse y chusmear.




Fue un avistaje maravilloso desde la costa. Cae dentro de mi clasificación de actividad must para incluir en cualquier visita al sur de Sudáfrica.

El acertijo de hoy: Cuántas ballenas hay???

Además de las ballenas nos cruzamos con los “dassies”, los roedores más grandes luego del carpincho o capibara. Por lo que habíamos leído es común encontrarlos tomando sol sobre el sendero, justamente en la situación que encontramos a uno de ellos. Cuando nos acercamos un poco para ver que hacía (y en consecuencia ver si teníamos que tomar un desvío ya que no pensaba pasarle por al lado) se escabulló entre unas matas a la vera de camino permitiéndonos el paso. Estoy nominada para el premio a “la valentía”…

Dassie a la vista!!!

Terminamos el paseo recorriendo el mercado artesanal que estaba en la zona más céntrica junto a los restaurantes de pescados y mariscos con terrazas exteriores –muy bonitos por cierto.

A las 15:15 volvimos a la combi con la que subimos por el “Rotary Way”, un sendero que nos llevó a un mirador ubicado en lo alto de la montaña desde donde tuvimos una vista panorámica del pueblo. No esperen “un mirador” para turistas sino que una explanada entre matorrales desde la que parten un par de senderitos. En los 10 minutos que tuvimos para sacar fotos, caminamos unos metros por uno de estos; esa corta distancia fue suficiente para sobresaltarme por el ruido que provocó el movimiento de una liebre entre la vegetación y gritarle a Seba “No pises a la tortuga que tenes atrás!!!”; la tartaruga se había colocado inoportunamente detrás de sus pies.

Panorámica de Hermanus

Ahora sí comenzaba el retorno a Cape. En lugar de bajar por el mismo camino, tomamos otro que se metía en un viñedo que por la época del año tenía sus parras pequeñas, en pleno crecimiento, intercaladas con algunos olivos. Cómo los pocos viñedos que he conocido tenía un aspecto muy pintoresco con sus plantaciones distribuidas en una gran superficie ondulante. Luego seguimos por una ruta interna pasando por el Sir Lowry’s pass, y la N2 que habíamos tomado a la ida.

A las 17:30 hs ya estábamos nuevamente en Cape para reponer energías con una picadita en el departamento!!!

PD: Gracias Ceci Gallinger por tu aporte sobre el comportamiento de los cetáceos!!!

Volver a Cape Town: Lion´s Head/ Robben Island

No hay comentarios:

Publicar un comentario