viernes, 26 de diciembre de 2014

Emprendiendo el regreso: Delhi, Dubai, Buenos Aires

By Sole con colaboración de Seba

3 de marzo

Desayunamos tranquilos con Coca que continuaba haciendo reposo. Luego de conversar un rato nos fuimos con Rajesh a Delhi a gastar las últimas rupias. En menos de 30 minutos en Janpath  habíamos liquidado todo!!! Compramos 2 libros, 1 taj mahal en miniatura, algunos magnets y 2 cajitas de té.

Rajesh estaba aún más confianzudo respecto a la última vez que lo habíamos visto y hablaba hasta por los codos. Siembre comenzaba la conversación dirigiéndose a Seba con un “Sir…”. Estaba muy interesando en saber si en Argentina la gente tenía chofer o no, tanto a nivel personal como corporativo, etc. Nos contó que tenía un hermano, también chofer,  que estaba trabajando desde hacía 12 años en Malasia y que él había viajado 2 veces en los últimos 5 años a buscar trabajo sin éxito. Le costó contener su baba de padre cuando nos contaba que tenía un bebe de 2 meses “a boy” del que no entendí el nombre.


Seba con Rajesh
Ya en Gurgaon almorzamos empanadas caseras de carne que había preparado Margareth bajo instrucciones de Fer, quien poco a poco le había ido enseñando algunas recetas argentinas. Estaban muy ricas, y la masa era mejor que la comprada!!! Seguimos poniéndonos al día con Coca entre mate y mate, hasta que se hizo el horario de partir hacia el aeropuerto. Las vacaciones estaban llegando a su fin… sniff, sniff.


Despidiéndonos de Coca y Clarita
En el aeropuerto no despedimos de Rajesh, despachamos las valijas y confirmamos que íbamos a tener que pasar las 7 hs de espera en el aeropuerto de Dubai en el hall común; no había ningún lounge para la clase económica sin importar la cantidad de horas de espera entre vuelo y vuelo. Una vez más nos dijeron que el lounge sólo era para First Class, business y members.

El vuelo trascurrió sin problemas, sólo con deficiencia en el sistema de audio. Ante la imposibilidad de ver una película en inglés opté por una romántica india en hindi pero con subtítulos en inglés. Para mi sorpresa resultó bastante entretenida! Los indios me seguían sorprendiendo aún cuando estábamos dejando su suelo. Entre eso y la comida, también india –la última del viaje-, el vuelo se me pasó rápido. Seba recibió un Mutton Biryani y Sole un plato vegetariano con Dal, arroz y un mix de arvejas, zanahoria y choclo con especias mild spicy. El postre era feo y fue reemplazado por un Bayleys con hielo.

La espera en Dubai resultó eterna como la de la ida. Sabiendo que existían unas sillas- reposeras las buscamos y nos recostamos en ellas. Qué incómodas que eran!!! Y encima de eso estaban ubicadas en una zona donde pasaba un carrito que transportaba pasajeros dentro del aeropuerto que cada tanto tocaba la bocina!!! No logramos dormir, simplemente descansamos un poco las piernas. Hicimos un par de recorridas por el free shops, esa sucesión de negocios digna de un shopping… terminamos leyendo y escribiendo en el Starbucks, y aún sobró tiempo para seguir dando vueltas.


Escribiendo en el aeropuerto
Lo que siguió no fue mucho mejor. El viaje de regreso de 13 horas hacia Rio fue interminableee!!! Al no tomar algo para dormir apenas pegamos un ojo en toda la noche-  día o lo que fuera. Teníamos la estrategia era adaptarnos al horario de Buenos Aires; ni bien subimos al avión pusimos el horario de nuestro destino.  Fue difícil!!! Cuando subimos desayunamos –sería la cena-, nos lavamos los dientes y nos fuimos a dormir. Apenas dormimos a pesar de no haber dormido en el aeropuerto. El resto del viaje miramos películas, jugamos, descansamos un poco la vista, caminamos por el avión, y Seba se leyó gran parte del libro que compramos en Camboya. Fue eterno!!!! Lo mejor hubiera sido tomarme un clonazepam y despertarme a la llegada.

En Rio nos hicieron bajar del avión. Estuvimos una hora y algo dando vueltas por el aeropuerto descubriendo que el free-shop era más caro que el de Dubai! Aunque cueste creer había chocolates que costaban 10 U$S más!!! Una vez más tuvimos que pasar por los controles de seguridad  y el boarding.

Hubo un gran recambio de pasajeros. Salimos con unos minutos de retraso, y a las 17:15 hs llegó la cena!!! Totalmente fuera de lugar!!! Creo que si nos quedábamos más horas en el avión no pasábamos por la puerta de salida…
Para dar por terminado el viaje terminé mirando un documental sobre comida india, un especial sobre el curry de Kalkota y Chennai; resultó muy interesante ver como regiones con diferentes recursos naturales e infraestructura utilizan ingredientes tan distintos en sus platos... Ya tenía el cerebro quemado!!!

Finalmente llegamos a Buenos Aires con un solo objetivo: planear el siguiente viaje!!!!! Ya había algo en mente...


No hay comentarios:

Publicar un comentario