martes, 9 de septiembre de 2014

Día de shopping en Bgk!!!!

By Sole con colaboración de Seba

23 de febrero

Para el domingo teníamos planeada una jornada de shopping! En una ciudad que impresionaba tan consumista la variedad de productos y lugares para comprar estaba asegurada.

Iniciamos el día sacando el pasaje para ir desde Asok hasta Kaphaeng Phet (34 bht); al salir de esta última estación prácticamente chocamos con Chatuchak Market, un mercado que revive cada fin de semana ofreciendo los más diversos bienes y servicios. Se vende todo tipo de ropa y calzados, libros, artículos bazar, muebles, cuadros, jabones y sustancias aromáticas, comida, chucherías e incluso mascotas. En estos últimos locales sólo vimos algunos roedores y  cachorritos muy tiernos, pero según las guías se pueden conseguir animales exóticos (en el límite de lo legal).


Chatuchak Market
Caminamos un par de horas perdiéndonos entre los diminutos pasillos que separaban los puestos, deteniéndonos cada tanto para comprar.



Había varios puestos de comida callejera similares a los que habíamos visto el día previo. No tuvimos el coraje suficiente para probar algo, y decidimos comer en un shopping.

Quién se anima????
Tomamos el sky train desde Mo Chit hasta Siam (42 bht) la zona de los shoppings. Una de las salidas de la estación nos condujo directo al Siam Center, en el cual dimos una pequeña vuelta y seguimos a uno más mundano: MBK. Cruzamos la calle esquivando manifestantes; estábamos en otro punto neurálgico de la ciudad donde había gente acampando.

Siam Center desde el Sky train
El MBK no era lo que comúnmente llamamos un shopping. Estructuralmente lo parecía, con varios niveles y escaleras mecánicas, pero funcionalmente parecía una feria del estilo de “la salada”. Había varios locales de comida incluyendo un Mc Donald’s y dos patios de comida distribuido en 7 pisos. Tras dar varias vueltas terminamos sentados en una heladería Swensen’s, que pronto descubrimos que era una cadena con locales no sólo en Tailandia sino que también en Camboya y Estados Unidos. Tras examinar la carta con todo tipo de copas heladas pedimos un “Mango Boat” (helado de mango con copete de crema y lluvia de frutos secos decorado con dos conglomerados de arroz sin sabor teñido de verde) y un “Nutty banana basket” (3 bochas de helado –una sabor café-, con rebanadas de banana, copo de crema y lluvia de frutas secas dentro de una capelina). La presentación era tan buena que superaba al sabor.



Habiendo descansado y comido seguimos recorriendo el MBK sin que nada llamase nuestra atención. Nos cruzamos hacia el Siam Center donde no pude evitar hacer una visita al “Victoria’s Secret”. Sus productos son simplemente irresistibles!!!
De ahí seguimos caminando hacia el Siam Parangon. Aun no entiendo porque había tantos shoppings interconectados, salíamos de uno y entrábamos en otro. No me tomé el trabajo de ver si los locales se repetían o no, o su existencia se debía a la inmensa cantidad de negocios que necesitaban un lugar.

En la planta baja de este shopping encontramos una tienda Harrod’s y varios locales de comida (otro Swensen’s, Mc Donald’s, Starbucks, Au Bon Pain, etc); como ya habíamos comido enfilamos hacia la escalera. El primer piso estaba poblado de negocios que evitamos deliberadamente ya que estaban fuera de nuestro alcance (Prada, Gucci, Louis Vuitton, etc) y fuimos directamente al siguiente: el piso de los pobres. Ahí nos esperaba un H&M!!! Imposible viajar por el mundo y no meterse en uno de estos locales más barato que Zara. Encontramos varias prendas que costaban mucho menos que en Buenos Aires, así que sin pensarlo dos veces hicimos un par de compras para engrosar nuestros guardarropas.

Y qué tal si merendamos??? Había tantas opciones para elegir… Nos sentamos en el lugar que nos pareció que vendían productos menos artificiales: Au bon pain. Caro pero delicioso. Un cinamon roll y un sweet cheese muffin acompañaron a los capuccinos. Yummy!!!
Nos sentamos en una mesita en un rincón donde degustamos las bollerías mientras escribíamos y observábamos todo lo que sucedía a nuestro alrededor.

Cerca de Au bon pain había un negocio que vendía pochoclo. En mi vida vi carteleras con tantas pero tantas variedades de popcorn, tamaños y precios, y filas tan largas para comprarlos. Sospecho que cuanto más artificial es algo más le gusta a los tailandeses!!! Ni me quiero imaginar la cantidad de colorantes, saborizantes, estabilizantes y demás cosas que bañaban esos baldes de tamaño industrial de palomitas de maíz!!!

Pop corn para todos los gustos!
Volvimos caminando por la calle Sukumvit. Las primeras cuadras estaban literalmente tomadas por los manifestantes; parecía que la fila de carpas y puestos no iba a terminar nunca! Si no calculo más por lo menos se extendían por 500 metros, para volver a aparecer cuando nos acercamos a Asok.
Posteriormente nos enteramos que cerca de las 17:00 hs (la hora en que salimos del shopping) a unas pocas cuadras estalló una bomba entre los manifestantes provocando la muerte a dos e hiriendo a más de veinte; aparentemente cada tanto había este tipo de atentados perpetrados por sus opositores a favor del gobierno.

Nos cambiamos y salimos a cenar a un restaurante de aspecto irlandés que habíamos visto la noche anterior en Soi Cowboy, justo en la esquina donde terminaba (uno de los 2 restaurantes de la calle que no son puterios). Nos sentamos en una de las mesas exteriores viendo a la gente pasar.
Por un lado estaban las chicas y “chicas” que iban llegando a trabajar y lo que era más interesante era la actitud de los hombres. Estaban los que llegaban solos, y los que lo hacían en grupos, los que pasaban sonrientes como winners llevándose el mundo por delante y los que miraban para un lado y otro avergonzado mientras caminaban. Algunos volvían a salir tal como habían ingresado, y otros lo hacían del brazo de una mujer (la mayoría caucásicos y algún que otro oriental).

Mientras hacíamos el estudio sociológico Seba se tomaba su ansiada pinta de Guiness  mientras comía pollo grillado con papitas fritas y yo arroz salteado con pollo.


La infaltable pinta de Guinness
Y así concluyó nuestra segunda y última noche en Bangkok! Al día siguiente nos esperaba nuestro próximo destino…

No hay comentarios:

Publicar un comentario