sábado, 26 de marzo de 2016

Seguimos con el recorrido culinario por Estambul

By Sole

Aunque hayamos almorzado y cenado, siempre queda lugar para algún snack o una tradicional merienda, no?


La hora de los snacks

Halva
Es uno de los postres o snacks turcos tradicionales. Su aspecto y consistencia nos recordó a nuestro amado Mantecol®, lo que tal vez hizo que las expectativas fueran altas... llegando al probarlo la decepción! La base de este producto no es el maní sino una pasta de semolina, a la que se agrega azúcar o miel, aceite o manteca y eventualmente frutas secas como el pistacho. Es común encontrarlos en los desayunos buffet de hoteles y en los negocios donde venden confituras. Denle una chance, peor no se dejen engañar por la vista!!!

Turkish Delight o Lokum
Cuando los vimos por primera vez dijimos "son bombones de fruta". Esta vez no estuvimos tan errados!!! En general tienen una base que parece gelatina hecha con almidón y azúcar, a la que le adicionan los más diversos ingredientes: higos, dátiles, pistacho, avellanas, nueces, agua de rosa, granada, bergamota, limón, etc. Se venden en forma de cuadraditos espolvoreados con azúcar impalpable o coco rallado. Prueba y error mediante fuimos descubriendo las diferentes calidades... En general los que venden envasados en cajitas como los "Ali Baba" –comúnmente encontrados en el Grand/ Spice Bazaar o locales de Sultanahmet para turistas– son los peorcitos (dejando de lado que solo la parte central de las cajas tienen bombones y el resto es un reborde perimetral de más de 2 centímetros de cartón). Si quieren probar unos buenos y que no los engañen, lo mejor es ir a los locales que los venden sueltos y se arman las cajas a pedido; uno paga más pero compra calidad.

Castañas asadas
Al caminar por las calles de Estambul se las puede detectar a la distancia por el olor a quemado. Es común encontrar en las esquinas los carritos donde las asan y tras servir la porción en bolsas de papel madera las pesan en una vieja balanza con pesitas. Estas también pasaron por nuestro testeo: mientras caminábamos por las calles de Sultanahmet las fuimos pelando una a una y comiendo. Aprobadas!!!

Puesto callejero de castañas asadas! Yummy


Vamos a tomar un café con baklaba???

En nuestro último día en la ciudad quisimos darnos el gusto de tomar algo en una confitería tradicional de la ciudad: "Hafiz Mustafa 1864". Queríamos darle una última chance al baklaba y probar el tan renombrado café turco, aunque nadie nos leyera la borra... En la planta baja del establecimiento se dispensan turkish deligh sueltas, baklaba, halva y otras confituras. El primer piso esta acondicionado con mesas para sentarse a disfrutar de sus delicias. Cuando llegamos -y todo el tiempo que estuvimos- el lugar estuvo lleno; tuvimos la suerte de encontrar una mesita junto a la ventana con una vista muy entretenida de la calle y el Bósforo de fondo.



Los elegidos para esa tarde fueron el café turco -un pocillo con un café denso y excesivamente dulce-, té de granada o pomegranate -literalmente parecía gelatina muy azucarada recién hecha- y baklaba de pistacho. Luego de haber probado estos bocadillos en distintos lugares conseguimos llegar a una conclusión: para definir si te gusta o no el baklaba hay que degustar uno de buena calidad y fresco! Si sólo nos basábamos en las masas apelmazadas manchadas de pistacho que habíamos comido en el hotel y restaurantes nuestro veredicto hubiese sido bastante negativo. En este caso pudimos observar cada capa de masa –una especie de mil hojas- con un relleno generoso en el que se podían distinguir los trocitos de pistacho, cambiando radicalmente nuestra opinión. Eso sí, lo que no le podía faltar era el almíbar, haciendo que uno se mida en la porción para no empalagarse. Realmente es un problema ser diabético en Turquía!!!

Hasta turco con bigote de fondo... no le falta nada a la foto!

Café turco con lokum (del bueno)

Si bien fuimos directo por ese baklaba, había una amplísima variedad que nunca hubiese imaginado de baklabas, y cosas dulces. Para que tengan una idea de las opciones pueden entrar a este link: Hafiz Mustafa



Con esto concluimos nuestro recorrido culinario por esta ciudad que ofrece una gran variedad de puestos callejeros, fast foods, confiterías y restaurantes en los que se pueden degustar platos con los más diversos sabores y aromas; en pocas palabras, hay opciones acorde al bolsillo y gusto de cada comensal!!! Nadie se va a quedar sin comer en Estambul!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario