miércoles, 11 de febrero de 2015

Y el destino nos llevó a Africa!!!

By Sole

Cómo elegimos Sudáfrica y Namibia como destino?

Como todos nuestros destinos no convencionales este también tiene una historia detrás que pasaré a contarles…

Antes de volver de India, nuestros amigos que en ese momento estaban viviendo allá (Coca y Fer) nos recomendaron hacer un safari a Kenia y Tanzania; viaje que ellos habían realizado cuando aún vivían en Nigeria y les había resultado fascinante. Interesante idea, no?

Cuando volvimos a Buenos Aires comenzamos a investigar un poco en internet y a mandar mails a agentes de viajes africanos. Las primeras quotations nos desanimaron un poco porque excedían nuestro presupuesto. Las descripciones de los safaris que leíamos parecían especialmente dirigidas a otro tipo de turistas; nosotros estábamos para algo menos luxury. Además de eso encontramos el problema  de los ataques terroristas en Kenia, plasmados en las advertencias de seguridad de algunas embajadas europeas.

Cuando esta idea comenzaba a caer, comenzó a tomar vida la de Sudáfrica, que inicialmente iba a ser nuestra puerta de ingreso al continente africano. Previamente habíamos estado pispeando la página de turismo oficial para ver si valía la pena quedarnos o no en este país durante nuestra escala obligatoria del viaje. Johannesburgo – la ciudad por la que teníamos que pasar- no ofrecía nada que llamara nuestra atención, pero sí Cape Town con su Table Mountain y la posibilidad de hacer un trekking. Luego apareció el Parque Kruger con sus safaris, y las ciudades costeras vecinas a Cape, terminando en Hermanus.

Con el cambio de destino vino otra sugerencia: las dunas de Namibia. Qué es eso? En nuestra vida habíamos escuchado que existieran, pero definitivamente las fotos llamaron nuestra atención!!! Recorriendo varias páginas de internet que ofrecían tours a este destino de Namibia terminamos en “African Budget Safaris” donde encontramos una combinación perfecta: safari en Etosha y Sossusvlei con sus dunas. Así Namibia fue nuestro segundo destino.

Tras muchas horas de búsquedas, lecturas, intercambios de e-mails con gente con nombres impronunciables (pero muy atenta) terminamos dándole forma a este viaje que próximamente iremos compartiendo con ustedes!



Los preparativos:

Más allá de hacer todas las averiguaciones y reservas de vuelos, hoteles y excursiones tuvimos que resolver un par de cuestiones pre-viaje:

Visas: En el caso de Sudáfrica no tuvimos problema ya que tiene un convenio con Argentina que nos permite el ingreso sin visa.

El gran problema fue Namibia! Argentina está entre los países que requieren visa, pero no hay embajada en todo el territorio para reclamarla. Paradójicamente lo mismo sucede en el resto de los países latinoamericanos excepto con Brasil que no requiere visa y si tiene embajada. No bien nos esteramos de esto nos pusimos en contacto con la embajada que hay en Brasilia –no íbamos a seguir adelante con el plan Namibia hasta no tener la seguridad de que podíamos ingresar al país–. Pronto iniciamos el trámite vía e-mail, enviando la documentación solicitada (formulario de solicitud, copia de pasaporte y de pasajes a Namibia con fecha de regreso). Una vez que nos aprobaron el papelerío vino la parte más engorrosa: pagar!  Teníamos que hacer una transferencia a una cuenta de Brasil, lo que fue prácticamente imposible ya que desde Argentina no se permiten ese tipo de transacciones bancarias. Luego de estar más de dos semanas dando vueltas por ese tema, conseguimos que alguien con cuenta en el extranjero nos hiciera el favor de  transferir el dinero… nos salvó la vida! Unos 10 días después recibimos la visa por correo privado. Cuantos trámites pueden evitarse teniendo un pasaporte europeo!!!


Consulta medicina del viajero: una vez más visitamos los consultorios de Stambulian. Esta vez fue básicamente de asesoramiento y zafamos de las vacunas (ya las teníamos del viaje a Asia).  Para ingresar a Sudáfrica es necesario presentar la constancia de vacuna de fiebre amarilla ya que consideran a Argentina país de riesgo.

Nos dieron las mismas recomendaciones que para Asia respecto al consumo de alimentos crudos, agua y lavado de dientes. Sinceramente no cumplimos con este punto e hicimos absolutamente todo lo que no teníamos que hacer. Hasta ahora no tuvimos ningún problema; espero no tener un gusano gigante viviendo en el intestino!!!

Lo que sí agregamos esta vez fue la profilaxis de malaria. Más allá de las medidas de prevención de picaduras (ropa de manga largas y colores claros, repelente, permetrina, pulseras con citronela) sumamos un antibiótico que  tomamos hasta cumplir las 4 semanas que abandonamos la zona de riesgo.

La gran preocupación de nuestros familiares y amigos era el ébola. Estuvimos a varios países de distancia de los que presentaban la epidemia al momento del viaje, por lo que ni siquiera fue un tema tocado durante la consulta. Los aeropuertos africanos son más cautos que los americanos respecto a la enfermedad, y tanto en Namibia como en Sudáfrica tuvimos que llenar unas fichas epidemiológicas al bajar del avión (preguntaban por síntomas de la enfermedad y datos de contacto) e incluso en el aeropuerto de Johannesburg había sensores de temperatura que determinaban el destino del viajante.


El tercer tema fue el equipaje. Para tomar el vuelo de South African Airways había que ir hasta San Pablo y donde teníamos menos de 2 horas entre que llegábamos y salíamos. Como no sabíamos si teníamos que hacer migraciones o si teníamos que retirar el equipaje de un vuelo y despacharlo en el siguiente, decidimos viajar sólo con equipaje de mano: valija de 8 kg + mochila.

Fue todo un desafío elegir ropa para 20 días sin sobrepasar el límite de peso, pero lo logramos!!! No nos faltó nada, y obviamente tampoco nos sobró. Fue la primera vez que usamos todo lo que habíamos llevado en las diminutas valijas!!! Lo único que tuvimos que comprar fue un adaptador porque los lugares que visitamos tenían un enchufe muy particular que no se correspondía con el que habíamos llevado. En algunos hoteles tenían el detalle de tener el enchufe local y el europeo, pero otros no.


Ahora sí!!! Ya tenemos los pasajes, las visas y las valijas listas para embarcarnos en esta nueva aventura!!!! Nos acompañan???



No hay comentarios:

Publicar un comentario